Amanda Carvajal

blog

Cosas de Escort: El valor de la discreción

«Detrás de una gran mujer, siempre hay un gran secreto.» Anónimo

Empecé a trabajar nuevamente como escort después de varios años. Ahora era independiente, todo lo gestionaba desde mi hogar, algo que era muy cómodo, pero hacía que me sintiera sola al no poder compartirlo con nadie. Soledad que se incrementaba cuando pensaba en Antonio y en que nunca más le volvería a ver. Como un acto de búsqueda de complicidad y cercanía le conté a mi amigo más cercano de aquel entonces  mi gran secreto: Que soy una profesional del sexo de pago.

«Detrás de una gran mujer, siempre hay un gran secreto.» Anónimo

Empecé a trabajar nuevamente como escort después de varios años. Ahora era independiente, todo lo gestionaba desde mi hogar, algo que era muy cómodo, pero hacía que me sintiera sola al no poder compartirlo con nadie. Soledad que se incrementaba cuando pensaba en Antonio y en que nunca más le volvería a ver. Como un acto de búsqueda de complicidad y cercanía le conté a mi amigo más cercano de aquel entonces  mi gran secreto: Que soy una profesional del sexo de pago.